Cuando se intenta conseguir un hogar o un local más seguro son muchas las opciones que podemos valorar, pero sin duda el gran dilema se basa en la mayoría de los casos en elegir entre persianas de seguridad o rejas.

 

Cada una de ellas cuenta con beneficios e inconvenientes que inclinarán la balanza a uno u otro lado en función de las necesidades de cada familia o del negocio.

 

Si bien de manera tradicional han sido las rejas las que se han instalado en la mayoría de hogares en nuestro país, en la actualidad son las persianas de seguridad su mayor competidor.

 

Pero, ¿en qué consisten las persianas de seguridad? ¿Son más ventajosas que las rejas? Vamos a verlo a continuación.

 

Las persianas de seguridad: qué son y cómo funcionan.

 

Las persianas de seguridad son persianas de aluminio diseñadas para ser resistentes y robustas frente a impactos del exterior o intentos de robo.

 

Son también conocidas como persianas de seguridad autoblocantes y están fabricadas pensando en garantizar la seguridad del espacio donde se colocan.

 

La mayoría incorpora un mecanismo antirrobo que evita que la persiana pueda ser abierta desde el exterior de la vivienda.

 

Esto es posible gracias a un bloqueo automático que se activa cuando detecta una fuerza exterior que intenta subir de manera forzada la persiana aplicando la fuerza.

 

El resultado es un hogar impenetrable y seguro ante intentos de robo u otros asaltos como la ocupación.

 

Estas persianas, además de las ventajas descritas, son muy flexibles en cuanto a opciones de instalación.

 

Esto es así porque pueden ser fabricadas tanto en perfiles perforados como en perfiles ciegos, y por supuesto con diferentes anchos de lama (40, 45 y 65 mm en la mayoría de los casos).

 

También podemos afirmar que las persianas de seguridad autoblocantes son resistentes a los cambios de temperatura, así que no afectan a su apariencia o composición en el medio o largo plazo.

 

Como inconveniente para algunas personas lo cierto es que resultan muy pesadas de manejar por su elevado peso por cada metro cuadrado de persiana.

 

Por ello, la mayoría de estas persianas necesitan de motorización para poder subirla y bajarla sin hacer ningún tipo de esfuerzo.

 

Esto supone un coste superior y puede resultar un inconveniente para algunos compradores.

 

¿Persianas de seguridad o rejas?

 

Como se puede apreciar estas persianas de seguridad pueden incrementar la seguridad de cualquier vivienda de mejor forma que las rejas tradicionales.

 

Estas últimas pueden ser más económicas y aportar un toque tradicional y atractivo a la vivienda, pero quizás son más fáciles de superar por ladrones o cacos si no tienen la altura suficiente y dejan huecos sin cubrir.

 

En cualquier caso, la decisión sobre qué tipo de sistema de seguridad instalar en el hogar dependerá de las condiciones del mismo, del número de espacios que hay que asegurar o del presupuesto familiar.

 

Tanto las persianas de aluminio como las rejas tienen sus ventajas e inconvenientes.

 

Unas son más costosas pero más seguras y las otras son más económicas y tienen ventajas prácticas como la de no consumir electricidad.